Tadeus Haenke

 
Iniciamos la presentación de Grandes Naturalistas en Cochabamba con la cautivante biografía de Tadeus Peregrinus Haenke. 

Avido de aventura, Tadeo Peregrino, lleva un nombre que presagia su perigranar por nuestro continente. Este ilustre personaje nació en Kreibitz, ciudad de Bohemia, en el seno de una familia importante en la sociedad de la época, su padre Elías Haenke, fue jurista y filósofo. 

Haenke estudió medicina en Praga, ciudad que André Breton definió de"capital mágica de Europa", que desde el siglo XV1, fue uno de los centros espirituales de occidente, hoy metrópoli intelectual e histórica de la República Checa. 

También en Praga estudió Ciencias Naturales, carrera que concluyó en Viena, siendo discípulo del eminente holandés Nicolás Jacquin y del mineralogista Ignas von Born. 

En Europa incursionó en tres oportunidades en los Alpes, realizando extensos recorridos, que le permitieron descubrir varias especies vegetales nuevas.Publicó en latín un trabajo en el libro de Jacquin: "Collectanea ad botanicam chemiam et historiam naturalem, Vindobonae ex officina Wappleriana, 1788. En está época la Real Sociedad de Ciencias de Bohemia le otorgó una Medalla de Honor, Haenke se perfilaba como un brillante investigador. 

Jacquin recomendó a su discípulo Haenke para integrar la expedición que el Reino de España organizó para un viaje alrededor del mundo, con este motivo escribió al Embajador austriaco en España y afirmaba que el Reino de España no podía haber conseguido un mejor hombre de ciencia, ni un hombre más capáz para penetrar los secretos de la naturaleza. 

Esta admirable empresa al mando del científico Alessandro Malaespina, partiendo de Cadiz, llegó al continente americano en misión de estudios y exploración. 

Las peripecias del viaje comenzaron desde su inicio, Haenke procedente de Viena llegó a Cadiz pocos días después de la partida de Malaespina, pero, logró a su vez embarcarse rumbo a Buenos Aires el 16 de agosto 1789, su embarcación "Nuestra Senora del Buen Viaje", a despecho de su nombre de buen augurio terminó naufragando frente al puerto de Montevideo. Haenke logró salvar sólo sus credenciales y según algunos autores de su biografía, los fundamentales textos botánicos de Linneo y unos libros de cultura latina. 

Siempre en búsqueda de Malaespina, se dirige a Chile atravesando la inhóspita pampa argentina y la peligrosa cordillera de los Andes, llegando después de muchas visicitudes a Santiago. En esta ciudad tiene su primer encuentro con Malaespina, acompañándolo se ditige a Valparaiso donde se reunen con los demás miembros de la expedición para iniciar un gran periplo siguiendo las costas del continente hasta Alaska. Malaespina continuó navegando hacia la China y Haenke emprendió el retorno tocando en su trayecto la isla Lizón de las Filipinas. Allí murió el distinguido zoólogo de la Expedición Antonio Pineda. El viaje continuó visitando parte de Oceanía, llegando al Callao el 23 de julio de 1793. 

Haenke fue el primer científico que estudió la formación de los suelos , desde California La Vieja hasta San Diego , el primer naturalista que describió la vegetación de la región norte de América. 

En la primera visita de Haenke a Lima, el Virrey del Perú dispuso que estudiara los rios Huallaga y Marañon, expedición que duró 50 días, en esta oportunidad concibió la idea luminosa de una salida al Atlántico, un enlace bi-oceánico se diría hoy. Más tarde desde Acapulco recorrió 600 Kms al interior del continente, sólo para conocer ciudad de México. 

Por donde anduvo Haenke hizo recolecciones botánicas y Malaespina afirmaba que había recolectado más de 1400 especímenes. al promediar el viaje. 

La expedición dejando el continente en Montevideo retornó a España, pero en el Callao había sido dividida por orden del Virrey, quien había decidido que Bauzá, Espinosa, Neé y Haenke retornaran de Lima a Buenos Aires por tierra, para depués unirse a los barcos en Montevideo. Haenke escribió a Malaespina explicando que el trabajo que se le encomendó no estaría concluido antes de un año, permaneciendo por esta razón en el continente americano. 

Malaespina recibido en España con grandes honores, cayó pronto en desgracia llegando a ser encarcelado acusado de rebelión contra el Rey, permaneció preso hasta la invasión Napoleónica que lo puso en libertad. 

Haenke, naturalista polifacético sobresale como explorador y geógrafo, habiendo contribuido sustancialmente al conocimiento del continente americano.Pasamos a citar las publicaciones atribuidas a Tadeo Haenke: 

* Descripción del Reino de Chile (E. Pereira Salas y G.Looser, la consideran una obra colectiva, concebida por Malaespina) 
* Descripción del Perú (P.Groussac la atribuye a F.Bauzá) 
* Por el Virreynato del Río de La Plata( Atribuido a F.Bauzá por G.Schutz) 

Otras obras: 

* Informe al Gobernador Viedma : Ríos navegables que fluyen al Marañón 
* Descripción Geográfica, Física e Histórica de las montañas habitadas por Yuracarés 
* Historia de Cochabamba y sus alrededores. Producciones y otras particularidades. 

También citamos: 

* Reliquia Haenkenae, descripción y dibujos de plantas. Publicó el Muswo de Praga. 
* Iter agro Limense ad Alpes Cordillerae de los Andes. Del Archivo de Sevilla. 

Entre 1800 y 1801, partiendo de Cochabamba salió en varias expediciones al oriente boliviano, informó sobre chiquitanos y sirionos, también sobre los indios chaqueños. En 1806 viajó al sudeste de Santa Cruz con la misión de estudiar la región de los chiriguanos y otros grupos indígenas. 

Haenke señaló que por el río Cotacajes, podía transitarse a Moxos, con grandes beneficios para los habitantes de la región, los habitantes de Ayopaya y las regiones circunvecinas. También propuso iniciar en persomna, si recibía la ayuda pertinente, la navegación del río Mamoré hasta el mar. La deslumbrante perspectiva del proyecto de Haenke, es hoy mismo una cara aspiracióm del pueblo boliviano, encontrar hidrovías que le permitan alcanzar el mar. 

En un viaje por el Mamoré avistó por primera vez la fascinante Victoria Regia, conmovido por su belleza excepcional, se relata que, se puso de himojos para agradecer a Dios por esta maravillosa obra de la naturaleza. 

Tadeo Haenke habría fundado el primer jardín botánico de Cochabamba, ubicado en la" Quinta de las Palmeras", actualmente Plaza Busch. 

Tadeo Haenke mantuvo una estrecha amistad con el Gobernador Intendente de Cochabamba, Don Francisco de Viedma, gozó de la confianza y permanente apoyo de esta autoridad. Colaboró a Viedma con sus informes: "Los rios navegables que fluyen al Marañón procedentes de las cordilleras del Alto y Bajo Perú", (1799); "Introducción a la Historia Natural de la Provincia de Cochabamba" (1799);; "Situación del Coni y de las proporciones que ofrece aquel distrito" (1796);

En cambio no hay acuerdo sobre si Haenke colaboró a Viedma en su "Descripción de la Provincia de Santa Cruz de la Sierra", informe que elevó Viedma al Virrey de Buenos Aires Don Nicolás de Arredondo,(1793). 

La obra de Haenke se conserva en forma parcial, dispersa en diferentres centros.: Academia de Historia de Madrid, Archivo de Sevilla, Biblioteca Nacional de Buenos Aires, Biblioteca del Museo Británico. 

Como Botánico Haenke se ocupó de las plantas medicinales y de las sustancias vegetales útiles en las artes. 

Estudió también Tadeo Haenke, la fauna, minerales y productos químicos, dando a conocer al mundo la extraordinaria riqueza y diversidad de recursos del continente americano. 

Después de 4 años recorriendo el mundo y 2 años explorando Moxos y Chiquitos, decidió Haenke establecerse en el año 1796 en Cochabamba, ciudad tranquila, en aquel entonces con 25.000 habitantes, cuyo clima benigno invita a la despreocupación, sin embargo Cochabamba no pudo adormecer el espíritu inquieto de Haenke, pasó aquí 20 años de fructífera labor científica, hasta su fallecimiento el 4 de noviembre de 1816. 

Malaespina proyectó la publicación de 7 volúmenes que documentarían la impresionante información fisiográfica de las costas recorridas, más 3 volúmenes de especialidades con las observaciones de Haenke, Neé y Pineda. Al caer en desgracia y ser tomado preso, todos los documentos, croquis y colecciones fueron confiscados, casi toda la documentación desapareció, malográndose los frutos de una de las expediciones científicas más importante emprendida en la época. 

   
   
  Autor: Oscar A. Quiroga A
  Volver