No hace mucho tiempo, en la temporada 1999- 2000, Jaime Laredo realizó una serie de conciertos, con la renombrada Orquesta de Cámara "The Brandenburg Ensemble", entre ellos una actuación en el "Carnegie Hall" de Nueva York, conmemorando el 40 aniversario del debut de Jaime, en aquel consagrado templo de fama universal de la música clásica. 

The Brandenburg Ensemble, fundada en 1973 por Frank Salomon, reune en los conciertos a los grandes maestros de la música y notables solistas jóvenes. 

Jaime Laredo nació en Cochabamba, el 7 de Junio de 1941, Eduardo Laredo Quiroga, su padre, amante de la música clásica, fundó y dirigió la academia Man Césped de Cochabamba, dedicada a la formación musical. Junto a Armando Palmero y otros cultores de la música clásica, Eduardo Laredo, daba vida en la pequeña ciudad de Cochabamba a esta sublime actividad del espíritu humano. Este entorno rodeó a Jaime desde sus primeros años de edad. 

Jaime se inició en el violín a los cinco años de edad, mostrando cualidades de niño prodigio. 

Consciente de las actitudes excepcionales de Jaime, su padre decidió dejar la vida tranquila de Cochabamba y partió en marzo de 1948, rumbo a Estados Unidos. La familia se instaló inicialmente en San Francisco, Jaime ofreció su primer concierto a los ocho años de de edad, presentándose en la Crocker Art Galery de Sacramento y tres años más tarde debuta con éxito con la Orquesta Sinfónica de San Francisco, comentando su brillante actuación el crítico del San Francisco Examiner y comparándolo con célebres artistas prodigio, escribió: "En los años veinte fue Yehudi Menuhin, en los años treinta fue Isaac Stern, y ayer en la noche fue Jaime Laredo". 

La dura lucha por la vida en Estados Unidos obligó a la familia a realizar un esfuerzo colectivo. Elena Unzueta Urquidi, madre de Jaime y sus hermanos Teddy y Martha aunaron esfuerzos junto a Eduardo para sobrellevar este difícil periodo. 

Jaime prosiguió sus estudios con Josef Gingold, primer violín de la orquesta de Cleveland y finalmente con el renombrado maestro Ivan Galamian en el Instituto Curtis de Filadelfia, a su vez George Szell, el gran director de orquesta, dedicó al pequeño prodigio, durante varios años, una tarde de sesión de trabajo. 

En mayo de 1959 concursa en Bruselas y gana el premio Reina Elizabeth, es el violinista más joven,17 años, que triunfa en esta alta competencia. El jurado que lo consagra ganador del certamen, está formado por virtuosos de la música, citamos a Eugenio Ormandy, Iván Galamián, David Oistrach, Yehudi Menuim, Gino Francescatti, Marcel Culivier, Arthur Grumiaux, Gioconda de Vito y aún otros y muy notables. 

Paul Hume, crítico de Washington, hizo el pronóstico del triunfo: "Jaime Laredo que hace poco nos dejó soñando con su recital en Washington y a quien comparé con Heifetz, Francescatti y Oistrakh, está ahora concursando que Bruselas. Si Jaime no gana el primer premio, yo quisiera conocer y escuchar al violinista que lo pueda superar". 

La Paz y luego Cochabamba, reciben a Jaime con multitudinarias manifestaciones de júbilo cuando visita el país después del triunfo de Bruselas. 

Abierto el camino, continua Jaime la ardua y exigente trayectoria del artista, en el alto nivel que ha conquistado, ofreciendo actuaciones con las grandes orquestas, tales las de Boston,Nueva York, Filadelfia, Cleveland, Chicago, San Francisco, Montreal, Londres Copenague, Helsinki y otras más, interpretando los grandes compositores bajo la dirección de George Szell, Leopoldo Stokovski, Charles Munch, Daniel Baremboim y Josef Krips . 

En Puerto Rico, en varias ocasiones participó en el Festival Casals, cultivó una estrecha relación con él insigne chelista Pablo Casals, integrando conjuntos de música de cámara con intérpretes de la altura de Rudolf Serkin, Isaac Stern, Pinchas Zuckerman, Itzhack Perlman, Glenn Gould, Rufold Firkusny, Mstilav Rostropovich, Emanuel Ax, Yo-yo Ma, Leslie Parnas, Michael Tree. 

Formó el trío Kalichstein- Laredo- Robinson, conjuntamente con su esposa sobresaliente chelista, Sharon Robinson y el pianista Joseph Kalichtein. Colaboró con el cuarteto Guarneri. 

El trío mencionado, en Estados Unidos tuvo presentaciones de gran éxito, en los centros musicales más importantes: Nueva York, Chicago, Boston, Washington D. C., Los Ángeles y San Francisco. En Europa, en Amsterdam, Bruselas, Copenhague, Lisboa, Londres y Viena. El trío ... participó en festivales consagrados por su jerarquía como: Alderburgh, Edimburgo, Granada, Harrogate, Helsinki, Highlands, South Bank y Tívoli, lo mismo en Tanglewood, Ravinia, Aspen, Caramoor y en el Mostly Mozart. 

Con The Branderburg Ensemble, Laredo hizo memorables giras por el noreste y el medio oeste de los Estados Unidos, como director de la orquesta e intérprete. También concurrieron al festival de Bermuda, igualmente al Pablo Casals Concert Hall de Tokio, a la serie de conciertos del Lincoln Center's Great Performers, y al Bank Boston Celebrity Series. 

Jaime Laredo, en el mundo del disco tiene grabaciones extraordinarias, casi un centenar circulan por el mundo. Citamos algunas: Las sonatas completas de Bach, para violín y piano, con Glen Gould; las obras completas de Schubert para violín y piano con Stephanie Brown, la serie Virtuoso, que incluye una serie de repeticiones favoritas del violín, con Margo Garrett al piano. El concierto para violín de Beethoven con la Orquesta de Cámara Escocesa, interpretación aclamada por Gramophone, que comentó: "La ejecución de Jaime Laredo es altamente académica, culta e innovativa. El solista ha creado una notable armonía con su orquesta y existe un momento en el cual la intimidad de su colaboración linda con lo extraordinario". Con la mencionada Orquesta de Cámara Escocesa en el sello MCA, rótulos Nimbus, graba obras de Albinoni, Bach, Dvorak, Handel, Mendelssohn, Purcell, Vivaldi y Wagner. Destacan igualmente las grabaciones de los dos sextetos para cuerdas de Brahms interpretados por Stern, Lin, Laredo, Tree, Ma y Robinson; los tres cuartetos para piano de Brahms con Stern, Laredo, Ax y Ma, recibieron el GRAMMY 1991; los cuartetos para piano de Fauré con Ax, Stern, Laredo y Ma, recibieron el GRAMMY 1993. Los mismos artistas grabaron los cuartetos para piano de Mozart (KV 478- KV 493); el cuarteto para cuerdas nº 5 de Boccherini y con Lin en el conjunto, el quinteto para cuerdas en C mayor de Schubert. Los sellos MCA, CBS, Sony, Vox Cum Laude, Dorian y otros dieron a conocer la obra de Jaime Laredo. 

El repertorio de Jaime Laredo es extenso e innovador, comprende los grandes compositores de música clásica, extendiéndose a los compositores contemporáneos: Haflidi Hafgrimson, John Harbison, León Kirchner, Bárbara Kolb, Ezra Laderman, Arvo Part, Stanley Silverman, Ned Rorem, que le han permitido realizar "premiers mundiales" y la compositora Ellen Taaffe Zwilich, premio Pulitzer, que compuso un nuevo doble concierto que presentaron Jaime y Sharon y un triple concierto para el trío Kalichstein- Laredo- Robinson y la Orquesta Sinfónica de Minnesota. Son también del repertorio selecto de Jaime Laredo: Bartok, Schstacovich y Stravinsky. 

Su actividad como director de orquesta abarca unos cinco lustros, sumando en su trayectoria en el mundo de la música nuevos y notables éxitos. Realiza varias giras por Europa y dos por Norteamérica como conductor solista, con la Orquesta de Cámara Escocesa, incluyendo presentaciones en el Carnegie Hall con taquillas agotadas. Con doce igualmente la Deutsche Kammerphilharmonie en aplaudida gira por Norteamérica. Dirige algunas semanas la Filarmónica de Los Ángeles. Debuta como director en la Sinfónica de Baltimore. Dirige las sinfónicas de Seattle y Nueva Jersey, como conductor solista la Sinfónica de San Diego y en gira la Orquesta de Cámara de San Pablo de Minnesota, también se presenta como director con la Filarmónica de Rotterdam. 

Emocionado por los antecedentes transcritos, me puse a visitar comercios del ramo, en busca de grabaciones de Jaime Laredo, cumplí una larga marcha por la ciudad con el decepcionante resultado de no poder encontrar ningún CD de Jaime. Sin embargo, Jaime había realizado más de cien grabaciones, en los sellos más famosos, teniendo los premios más codiciados: el Deutsche Schallplatten y los Grammy ya citados. 

Nosotros sostenemos que Bolivia debe crecer y extender sus fronteras hasta llegar donde están sus mejores hijos. Bajo este postulado, cuando corrían los días del año 1969, nos pareció llegado el momento propicio de intentar convertir a Cochabamba en un centro continental de la música de cámara. Para hacer realidad esta idea acudimos a Jaime Laredo, proponiéndole trasladar con su auxilio y colaboración el Festival de Malboro, uno de los más prestigiosos de los Estados Unidos, con el conjunto completo de artistas participantes, a nuestra ciudad. Eduardo Laredo aprobó la iniciativa que inició las gestiones transmitiéndole a Jaime el proyecto. El resultado inmediato fue positivo. Se fundaría en Cochabamba un Festival Latinoamericano de Música de Cámara, bienal es su realización, no sólo el grupo de Malboro se hacía presente, sino que, enviaron su programa para una serie de diez conciertos, sin repetir una sola pieza a interpretar y llegaría junto con ellos un grupo de Estados Unidos, de aficionados de la música para integrarse al público. 

Reproducimos, acompañando este artículo el referido programa. Como es habitual en nuestra vida, el país sufrió un bloqueo económico con la consiguiente inestabilidad, desequilibrando el financiamiento del proyecto y provocando su suspensión. 

No obstante, meses más tarde en una reunión propuse al Alcalde y al Prefecto de Cochabamba, ambos amigos, ambos personajes que el mundo cultural, financiar con una pequeña cuota, 5000 dólares americanos cada institución, el Festival proyectado, este trámite no pudo cristalizar y el Festival se convirtió en una oportunidad perdida

  Autor: Oscar A. Quiroga A
  Volver