Estrategia de gas natural Boliviano

 
 

"No vamos a salir de pobres con él gas", es una afirmación de un personaje consagrado, vertida en un programa de televisión. Por supuesto que no, si seguimos los lineamientos de la política de las transnacionales interesadas en la explotación y comercialización de nuestra riqueza gasífera, a título de gratuidad. 

"El gas natural bajo tierra no vale nada", fue otra opinión lanzada con particular énfasis, que se escuchó en el programa de TV. Esta frase traduce el espíritu simplista de los acostumbrados a sólo contar billetes, cuya mente no percibe la importancia de interés nacional, la significación de otras implicaciones trascendentales: históricas, políticas, sociológicas, éticas. 

Finalmente, la actitud del tercer personaje, actuando en el mismo programa afirmó sin ambages, que el gas natural se venderá en boca de pozo en 1,50 dólares americanos, la cifra indicada sólo pretende mejorar la imagen del "negocio del gas", en realidad no podrá alcanzar ni a la mitad, el precio de venta será únicamente 0,70 dólares americanos. 

El precio en boca de pozo es resultado del cálculo del Net Back, establecido por normas vigentes en California USA. 

El Net Back se calcula a partir del precio de venta del millar de pies cúbicos en aquel mercado, fluctúa conjuntamente con dicho precio, actualmente alrededor de 3,75 por mil pies cúbicos de gas natural; debe descontarse toda índole de gastos: de exploración, explotación, transporte, licuefacción, regasificación, más los impuestos y regalías, intereses de préstamos, devaluación de equipos, y también los 0.70 en boca de pozo bautizados, al efecto, como "costo de producción", de tal modo que este proceso apenas que dan los misérrimos 0.70 por mil pies cúbicos en boca de pozo, en las ventas a los mercados del norte, Estados Unidos y México. En rigor este precio debería referirse solamente al gas natural, sin comprender los agregados que fluyen con él y que tienen mayor valor. 

En las ventas al Brasil, el precio de gas natural en boca de pozo se calcula por otro procedimiento: a partir de un precio de base negociado y tomando en cuenta las fluctuaciones en los precios de tres clases de fuel oil. Esto se traduce como monetariamente en $1.25 americanos por mil pies cúbicos de gas natural. 

Es el momento preciso para establecer una estrategia racional en el manejo de nuestras reservas gasíferas, oficialmente cuantificadas en 25 (TPC) trillones de pies cúbicos probados. 

Nosotros partimos de la necesidad de establecer un plan estratégico de desarrollo, con el apoyo del uso industrial del gas natural en el país. Contemplamos los siguientes pasos: 

1. Elección del puerto de Ilo como Puerto de exportación. 
2. Al efecto negociar con el Perú un cambio territorial con soberanía, perfeccionando el convenio existente de Boliviamar. Puerto de Ilo con soberanía para Bolivia, a cambio de un enclave fluvial con soberanía para el Perú, que por el río de La Plata le permita ganar un acceso al Atlántico, presencia física en el Cono Sur, y la posibilidad de integración al Mercosur ampliando el espíritu integracionista que demuestra tener el Perú y convirtiendo el área desarrollada en un baluarte capaz de contener el expansionismo militar chileno. 
3. El GTL debe reemplazar al Gas Natural en la perspectiva del desarrollo gasífero nacional. Gracias a las tecnologías actuales se puede producir diesel sintético extra limpio a bajo costo, totalmente competitivo con el diesel obtenido por destilación que contiene sulfuros y aromáticos contaminantes y además posee un menor índice de octano en relación al diesel sintético. 

Es necesario destacar: 

a) Que la planta de producción del GTL puede instalarse en territorio nacional. 
b) Existen propuestas de transnacionales para invertir en la producción de GTL, para uso local y exportación. Se requieren capitales que van de mil a dos mil millones de dólares americanos. 
c) El mercado internacional de GTL es de fácil acceso, tiene dimensiones importantes y está abierto a diferentes opciones. 

4. La ley de hidrocarburos y la Ley de Capitalización deben ser revisadas por ser anticonstitucionales, revisadas en un contexto de condiciones favorables, para no crear conflictos graves a raíz de los contratos firmados que puedan comprometer la fe del Estado. 
Debe pedirse se hagan públicos los contratos existentes con las transnacionales. 
5. Como la ley de hidrocarburos especifica que serán exportables sólo los excedentes del consumo nacional de hidrocarburos, y que la Superintendencia de Hidrocarburos debe fijar periódicamente las cuotas exportables de hidrocarburos, sin lugar a duda alguna, se establece el derecho de Bolivia, de utilización prioritaria de los hidrocarburos obtenidos en boca de pozo, en el caso del GTL, a producirlo y exportar en grandes cantidades. 
6. La producción de GTL en veinte años puede llegar a utilizar 7.1 TPC de hidrocarburos. Un volumen similar de hidrocarburos 7.7 TPC será exportado al Brasil y adicionalmente a Cuiabá 1.29 TPC. La Pacífic LNG en su proyecto de exportación a los mercados del norte, México y California requerirá 6.43 TPC de gas natural, nuestras reservas probadas sólo alcanzan a 25 TPC, dejan un pequeño excedente. 

Otros proyectos factibles de industrialización del gas natural son: la termoelectricidad, la petroquímica, los explosivos para la minería, los fertilizantes, aprovechamiento del litio, la acería con gran demanda de gas natural, que pueden consumir el resto de reservas probadas y aún las que en el futuro fueran calificadas como tales, en solamente veinte años. 
7. En otra versión del ejecutivo, el precio del gas natural en boca de pozo podría descender hasta 0.30 dólares por mil pies cúbicos, se trataría de un precio muy favorable para el país, si se obliga a la Pacífic LNG a vender los hidrocarburos producidos en boca de pozo, en ese precio reducido para el consumo nacional, a fin de industrializar GTL y ejecutar otros proyectos en el país. 

El ejecutivo debe prescindir de los ministros por esencia problemáticos en las negociaciones sobre el gas, porque crean para el gobierno un conflicto permanente con los altos intereses de la nación. 
   
  Autor: Oscar A. Quiroga
  Volver