Consideraciones sobre el aprovechamiento del gas

 
 

En momentos trascendentales cuando se trataba de defender los derechos "inalienables e imprescriptibles" del Estado Boliviano sobre el petróleo, se levantaron voces lúcidas y apremiantes para la defensa del interés colectivo frente a los grupos de poder llamados pragmáticos. Permanecen en la historiografía nacional los argumentos que presentaron ciudadanos ilustres como Abel Iturralde en los comienzos de la explotación del oro negro o Dionisio Fianini después de la Guerra del Chaco y a través de los escritos de Sergio Almaraz y René Zabaleta Mercado, sin posturas sectarias ni consignas estrictamente partidarias. 

Nos encontramos en el momento actual con una situación semejante respecto al aprovechamiento de nuestras reservas de gas natural como energético y los productos licuados (GTL), de elevada demanda en países deficitarios como Estados Unidos en su región occidental y la República de México, así mismo algunos países de la Unión Europea, a los cuales no ha llegado la oferta, y que bien podrían contribuir a la industrialización de Bolivia. 

Por cierto hay posiciones encontradas, por una parte los que invocan el argumento de que las materias primas no explotadas no contribuyen a mejorar la economía de un país que por este motivo no podrá recibir inversiones de capital, para hidrocarburos u otros recursos cotizados por ellos. Al otro lado se encuentra el sector de opinión pública que sean cuales fueren los procesos utilizados, el propio Banco Mundial "sugirió instalar la planta de producción de GTL en territorio nacional", "aspecto esencial para negociar con las transnacionales". (Ver "Proyecciones industriales del Gas Natural" en el menú principal). 

Son motivos de análisis expuestos dialécticamente por ciudadanos bolivianos de diferentes estamentos sociales, profesionales y técnicos, la integración geo-económica de la región del Pacífico Central, la estrategia para la comercialización del producto, con las experiencias de venta a la República Argentina y al Brasil, la elección del puerto de exportación que pos causas geopolíticas e históricas sería conveniente Ilo (Perú) en lugar de Patillos u otro puerto chileno en la franja que fue ocupada militarmente y retenida injustamente por los intereses anglo-chilenos. 

Quedan por analizar el precio en boca de pozo, los gastos de transporte y licuefacción y regasificación para llegar a los mercados de consumo. 

El trabajo de investigación y análisis efectuado por el Grupo de Estudio del Desarrollo Nacional Boliviano, es ejemplar para llegar a un concenso en todo el ámbito de la nación de cuya identidad somos partícipes. 
   
  Autor: Fernando Vaca Toledo
  Volver